martes, 1 de septiembre de 2009

capítulo cero: a veces...

mi razón quisiera hacerle corte marcial y mandar a fusilar a mi corazón...

3 comentarios:

asatomasatgamayo dijo...

A veces ese músculo le juega la vuelta a uno, pero se debe tener siempre en mente que es uno quien controla el corazón, no el corazón que lo controla a uno. Además, no se puede confiar mucho en él porque la pasión no todas las veces permite tener una visión clara de la situación en la que se encuentra uno.

Petoulqui dijo...

Estimada claraq:

En efecto, tiene Vd. razón (dice mi razón).

Saludos,

Peto

ESTUARDO dijo...

A Peto lo controla la ilusión.