viernes, 28 de septiembre de 2012

capítulo septuagésimoprimero: ironía

La petoúlquina: Deberías de aprender a andar en patines.

Peto: Sí, me encantaría, me parece superdivertido...

La petoúlquina: ¿En serio?

Peto: No, estoy siendo irónico.

La petoúlquina: ¿Qué es irónico?

Peto: Ironía es decir lo contrario de lo que se piensa.

La petoúlquina: Ah. Entonces, ¿no te gustaría aprender a patinar?

Peto: Me encantaría...

La petoúlquina: Estás siendo irónico.

lunes, 17 de septiembre de 2012

cita petoulquiana: argumento/novela

"Mis lectores, los míos, no buscan el mundo coherente de las novelas llamadas realistas -¿no es verdad, lectores míos?-; mis lectores, los míos, saben que un argumento no es más que un pretexto para una novela, y que queda, ésta, la novela, toda entera, y  más pura, más interesante, más novelesca, si se le quita el argumento. Por lo demás, yo ya ni necesito que mis lectores... los míos, me proporcionen argumentos para que yo les dé las novelas, prefiero, y estoy seguro de que ellos han de preferirlo, que les dé yo las novelas y ellos les pongan argumentos."

Unamuno, Miguel de. San Manuel Bueno, mártir, y tres historias más. Espasa Calpe. Novena edición. España, 1974. p.p. 96-97

domingo, 16 de septiembre de 2012

cita petoulquiana: fabricante de novelas

"Y si es terrible caer como en profesión en fabricante de novelas, mucho más terrible es caer como en profesión en lector de ellas. Y créeme que no habría fábricas, como esas americanas, en que se producen artículos en serie, si no hubiese una clientela que consume los artículos seriados, los productos con marca de fábrica."

Unamuno, Miguel de. San Manuel Bueno, mártir, y tres historias más. Espasa-Calpe, S.A. Novena edición. España, 1974. p.93

viernes, 14 de septiembre de 2012

Versificación XXIV: A la Patria

Gris debía de ser la bandera
Color del cielo
Como ahora que las nubes se juntan dejando caer sobre nosotros toda su pesadez
Golpeando levemente pero sin parar

Zopilote debía de ser el ave
Que circunda ese gris pedazo de cielo en que se amontonan las nubes grises
Ese zopilote que se harta de la mayor producción nacional
La muerte

De fuego debía de ser el árbol
Y no me pregunten por qué
Si Vds ya deberían de saberlo

martes, 11 de septiembre de 2012

Versificación XXIII: Y tu ausencia

Estoy usando mi odisea como respaldo para escribirte esto
Desde nuestro pedazo de portal donde estoy sentado

Si volteo hacia el oeste veo el encandilador cielo dorado del poniente
El viento del norte me enfría suavemente
Escucho unos sonidos artificiales del final de la tarde
Y te espero sin esperanza

O más bien con una esperanza con muy poca esperanza y mucho de expectante

Hace un momento sentí que me rozabas la espalda
Pero no

El cielo del poniente está cada vez más dorado
El vientecito enfría cada vez más
El ruido tíbiri tábara
Y tu ausencia
Ésa sigue estando ahí.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Poema VI: Todo en exceso

Para Myr
...

"¡Sí, todo con exceso,
la luz, la vida, el mar!"
Pedro Salinas

Todo con exceso

Lo dijo Salinas contradiciendo al segundo precepto del templo de Apolo en Delfos 
Nada en exceso

La verdad me quedo con Salinas

Pero el todo de Salinas no es el Todo
Sino todo lo que uno realmente ama
Que no es lo mismo

Es que en la vida hay distinciones
Habrá todos particulares
Y nadas también.

capítulo cero: esperanza

Dedicado al verde esperanza que lleva el Blog Chisgarabís, y a su autora, La Filistea
...

Hay una esperanza atrapada en mi cuarto.

O quizás no es que esté atrapada, quizás se metió por su gusto y gana. A lo mejor simplemente no quiere salirse.

Es un bichito verde que anda brincando de un lado al otro y no tiene ninguna intención de ocultarse, más bien quiere hacer patente su presencia (ya se lanzó contra mi ojo, en caso de que hubiera tenido la menor intención de ignorarla).

No sé porqué estos bichitos, las esperanzas, tienen por costumbre aparecerse cuando todo parece más perdido o simplemente desesperante; y bueno, a veces, también aparecen cuando la vida parece insignificante (ésta es la palabra, citando a aquella joven del grave sobrenombre).

En fin, creo que esta esperanza ya hasta me picó. Supongo que tendrá una agenda secreta, la cual incluye impedirme continuar sintiendo la misma depresión que es como el bajo continuo de mi existencia (no es para tanto, es sólo que hay gentes felices y yo no soy así), al menos por unos cuantos compases de descanso.

Esta noche no he escuchado a los mosquitos, sólo (sic) a esta esperanza impertinente. Supongo que debo agradecerle a la verde molestia que persiste en convertirme en cándido optimista.



jueves, 6 de septiembre de 2012

Poema V: Ausencia Presencia (tercer texto acerca de la cometa cola de gato)

Nos conocimos en el cero
En un final
Y en un nuevo comienzo

Estábamos parados justo en el centro
Vd. señaló este hecho
Mirándonos frente a frente
Yo tratando de descifrarla a Vd.
Me imagino que Vd. haciendo algo similar conmigo

32 veces le había dado yo la vuelta al Sol
Y en todas ellas
En cada nuevo comienzo
Tuve esperanzas y creí en cosas distintas

Para ser un día tan triste aquel cuando nos conocimos
La paradoja de verla pasar frente a mi vida fue un don inesperado
Como fugaz fue su partida

Casi no la conozco (tanto así que al hablarle la trato de Vd.)
Pero sí sé de lo portentoso de su presencia
Ahora ausencia presencia.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Poema IV: Recordación (segundo texto acerca de la cometa cola de gato)

Vd. ha venido a recordarme cosas que ya viví y que eran agradables
Bueno Vd. y la lluvia las dos

Me han recordado lo que se sentía caminar entre la hierba mojada aspirando su olor
Y creer que uno puede salvar al mundo y que éste va a estar agradecido

También he recordado lo que se siente creer que el mundo se puede explicar con las letras

Ya no creo en esas cosas
Pero con sólo recordar lo que se sentía al hacerlo
Me lleno de una triste alegría.

martes, 4 de septiembre de 2012

Poema III: El Origen (primer texto acerca de la cometa cola de gato)

Para Alina
...

Nos encontramos en el punto cero
Fue ahí donde nos conocimos
En el origen

Tal vez por eso no entendí
Por la primigenia sensación de estaticidad
Que está Vd. en movimiento
Que lo que pasó fue que la vi venir y seguir de largo
Que su movimiento su avance es tan gradual
Que parece que Vd. estuviera quieta
Cuando en realidad quien está quieto soy yo

Y ahora Vd. cometa
Quien colisionó conmigo planeta
Ha causado un cataclismo en mi mundo

Pero ya la veo alejarse
Veo su pelo que es su cola de astro errabundo
Y su espalda que no me despecha sino simplemente me dice un adiós incierto para no engañarme con un hasta luego indeterminado ni falso ni verdadero.