martes, 22 de septiembre de 2009

cita petoulquiana: sobre el anarquismo


"La negación de los cambios cuantitativos constituye la idea fundamental del anarquismo (¡¿?! ¿en serio?), tendencia pequeñoburguesa enemiga del marxismo (la cita número dos aclarará si el anarquismo es enemigo del marxismo o el marxismo del anarquismo... y es un hecho: no hay marxistas pequeñoburgueses. Jajajajajajajaja, perdonen que me ría). Los anarquistas rechazan la necesidad de un trabajo minucioso y largo que agrupe fuerzas, organice a las mayorías y las prepare para la actividad revolucionaria. El modo de proceder de los anarquistas, que ya ha causado graves daños al movimiento proletario, es propio de aventureros y conspiradores (el marxismo no; ajá...)."

Afanasiev, Victor G. Fundamentos de Filosofía. Editores Mexicanos Unidos (Sin comentarios acerca de la edición). 4a. Reimpresión. México. 1990. p. 132


"(En 1848, Mijail Bakunin) Regresa a Breslavia, y, estando en esta ciudad, la revista Neve Rheinische Zeitung, dirigida por Carlos Marx y Federico Engels, publica un artículo del corresponsal en París (el 6 de julio de 1848), en el que se le acusa de ser un agente del Zar:
'A propósito de la propaganda eslava, se afirmó ayer que George Sand tiene en su poder papeles que comprometen al ruso Miguel Bakunin, expulsado de Francia, y lo señalan como un instrumento o un agente de Rusia, recientemente enrolado, al que se le atribuye el papel principal en las últimas detenciones entre los polacos. George Sand ha enseñado estos documentos a algunos amigos.'
"Bakunin exige inmediatamente explicaciones a George Sand, que escribe a la revista de Marx la siguiente carta:
'Los hechos referidos por vuestro corresponsal son completamente falsos. No he poseído jamás la mínima prueba de las insinuaciones contra el señor Bakunin. No he sido jamás autorizado, por tanto a emitir la más pequeña duda sobre la lealtad de su carácter y sobre la sinceridad de sus opiniones.'
"Marx publica la carta y luego añade:
'Hemos cumplido así el deber de la Prensa de ejercer sobre los hombres públicos una estrecha vigilancia y hemos dado al mismo tiempo, al señor Bakunin la ocasión de disipar una sospecha que había sido, de verdad, emitida en algunos círculos de París (Qué magnánimo el Carlitos, ¿no es cierto? Digo, al permitirle a Bakunin ejercer su derecho a la defensa de su prestigio ante una falsa acusación que se gestó, evidentemente, 'en algunos círculos de París'. A ver, según el DRAE, difamar: 'Desacreditar a alguien, de palabra o por escrito, publicando algo contra su buena opinión y fama.' Ya veo.)
"Un mes más tarde Bakunin vio a Marx en Berlín y se reconciliaron, al menos aparentemente. En 1871 (Bakunin) escribía sobre este encuentro:
'Amigos comunes nos obligaron a abrazarnos (debió de ser algo digno de verse). Entonces, en una conversación medio en serio y medio en broma, Marx me dijo: "¿Sabes que ahora me encuentro a la cabeza de una sociedad comunista secreta, tan bien disciplinada que si dijese a uno de sus miembros: ¡ve a matar a Bakunin!, éste te mataría?...' (Lo anterior nos demuestra que Marx era un ser humano henchido de ternura, y que los excesos de las dictaduras marxistas fueron obvias desviaciones de su pensamiento...) Después de esta conversación no nos volvimos a ver hasta 1864."

Cortezo, Carlos L. Bakunin. Edita Zero, S. A. Segunda Edición. Madrid, España. 1970. p.p. 18 - 20


Y por último, algo completamente fuera de contexto pero que no puedo dejar afuera:

"El que no sabe ser puntual, no merece mucha confianza cuando da su palabra; y debes darte cuenta que el hombre que no es puntual y no mantiene su palabra, hace tanto daño a la sociedad como el anarquista y el revolucionario." (¡¡¡¡¡¡¡¡¿Hello?!!!!!!!!! ¿What did he say?, como dijera el buen Michael Moore en 'The Awful Truth')

Toth, Dr. Tihamer. El Joven de Carácter. Editorial Difusión. Sin número de edición. Buenos Aires, Argentina. 1940. p. 172 (¿Cómo llegué hasta esta página? No lo sé, a lo mejor soy un "joven de carácter"...)

Aclaración: los paréntesis son de mi autoría, por supuesto.





1 comentario:

ESTUARDO dijo...

Ya llegaron los barbudos, porque los mandó Fidel, libertaron nuestras tierras y nos dieron la paz al volver. (viva Cuba libre... ajá)