jueves, 4 de diciembre de 2008

Paréntesis: "There will come soft rains"


Como últimamente me he encontrado con videos en los blogs que leo, se me ha ocurrido subir uno que para mí es interesante. La primera vez que vi este corto animado, yo tenía 11 años y me pareció terrorífico (como parte de aquello que mi padre y un servidor damos en denominar "el terror cósmico"); la mayor parte de las personas a quienes se los he mostrado me han dicho que no tiene nada de perturbador, vos diréis.

Es una producción soviética (Estudio Uzbekfilm) basada en uno de los capítulos de "Las Crónicas Marcianas" de Ray Bradbury (aún cuando el texto ya había sido publicado con anterioridad en formato de cuento corto): Vendran lluvias suaves (agosto de 2026). La forma como lo escribió Bradbury difiere bastante de lo mostrado por el corto, pero me parece una interesante reinterpretación, más que todo porque fue realizado en plena Guerra Fría (1984... curiosa fecha), cuando la amenaza de una guerra nuclear era más patente. (Clic si desean leer el cuento original)

El poema del cual toma su nombre el capítulo es el siguiente:


There will come soft rains and the smell of the ground,
And swallows circling with their shimmering sound;

And frogs in the pool singing at night,
And wild plum trees in tremulous white;

Robins will wear their feathery fire,
Whistling their whims on a low fence-wire;

And not one will know of the war, not one
Will care at last when it is done.

Not one would mind, neither bird nor tree,
If mankind perished utterly;

And Spring herself when she woke at dawn
Would scarcely know that we were gone.




Sin más preámbulos, aquí está el video:








2 comentarios:

claraq dijo...

Se me hace a Big Brother de 1984.
¿Qué tan lejos estaremos de un mundo así?

Petoulqui dijo...

Estimada claraq:

Realmente espero que estemos lejos de semejante realidad. La perspectiva de la versión soviética de este corto es más oscura que la original del cuento de Ray Bradbury.

Sin embargo, nuestra realidad puede ser bastante aterradora. Pero, recordando el optimismo que me parece que subyace en los textos de Ray, vamos a pensar que aún cuando todo esté mal, algo puede salir bien (más aún, si nosotros hacemos algo al respecto).

Saludos,

Peto