sábado, 17 de mayo de 2008

capítulo noveno: alicia en el callejón de las maravillas...


En el callejón de Maravillas, 4a calle "a" llegando a la 3ra avenida de la zona 1, Petoulqui se encontró con Alicia, a quien no veía desde que él tenía 11 años, cuando contrajo paperas y no tuvo más remedio que leer...

Cosa extraña, Alicia aparentaba todavía los diez años que tenía cuando P. la conoció, y el hecho de toparse con ella le confirmó la persistente tendencia de la niña a entrometerse en los lugares más extraños.

(Me imagino que, como típica observadora internacional, Alicia debe de tener inmunidad diplomática y, además, cuenta con apoyo financiero ya sea del gobierno o de alguna institución nacional o internacional, pública o privada, la cual comprende el valor de la misión de investigación o acompañamiento que ella está realizando aquí.)

Aparentemente, lo que más le ha impresionado a Alicia de nuestro maravilloso país son esos monstruos (Qué Jabberwocky ni que...) que rugen y arrojan humo negro que irrita los ojos, impide la visión y provoca la asfixia, los cuales son gobernados por esos brutos inmisericordes, quienes para agravar más la ofensa llevan consigo a esos adefesios gritones que prorrumpen en alaridos que helarían al más valiente; eso, cuando no se hacen acompañar de arpías chillonas, que, ¿qué serán? ¿arpinas? (me imagino que esta palabra le hubiera gustado a L. C. por su afición a estar creando términos compuestos), es decir una mezcla de arpías y sirenas.

Ya con Lusifergua (usaré indistintamente el nombre Lusifergua o Mephisto para referirme a la misma persona) habíamos deducido hace años que este reverso país es surreal. La presencia de Alicia me hace concluir que el más representativo patrimonio de los guatemaltecos es el "nonsense".


3 comentarios:

lusifergua dijo...

Y eso que Alicia no conoció a Spydi, trepando entre los casi espacios de la parrillera surreal...

Petoulqui dijo...

Eso crees vos, Luisfer (qué errores tipográficos los míos, ¿no te parece?).

Tené paciencia que la incursión de Alicia por aquí no ha llegado a su final, o eso creo...

ESTUARDO dijo...

Aun le falta a Alicia conocer a Trucutú, ya que está libre de nuevo.