viernes, 27 de marzo de 2009

Peto's day off: La peste y take five

Hoy me he tomado medio día libre. Dije hasta aquí. Por conveniencia he reconocido la sensatez de las ideas de Jean Paul Sartre; accedí al argumento aquel de que no estoy realmente obligado a hacer nada, que en cada situación yo puedo decidir qué quiero hacer. Y decidí posponer por un día mis actividades para la tarde de hoy y quedarme descansando. Y bien decía ese loco que me enseñaba inglés hace años: descansar no es "no hacer nada", sino hacer algo diferente a lo rutinario.

Hace mucho tiempo no podía tomarme el tiempo para leer. Retomé "La peste" de Albert Camus justo en el punto donde la había dejado. Voy leyendo despacito, pero con constancia. Descargué "Matar a un ruiseñor" de Harper Lee y ya leí el primer capítulo. Además, pienso leer más libros, terminar algunos, comenzar otros. En fin, leer... y escribir, que ya me hace falta.

En estos días me he dado cuenta que LAP no es tan "underground" ni tan "bajo perfil" como yo creía. Tampoco es que sea muy popular, lo cual me alegra en parte, pero sí tiene sus lectores. Así que hay que darle al público, para quien publico, lo que pide. (Aquí hubiera insertado una risa, pero sería poco formal de mi parte)

Ah, y se me olvidaba. En estos días he redescubierto el género musical que, a la par del académico, me gusta más: el jazz. Creo que voy a escribir algo sobre esto. Por hoy les dejo la pieza "Take Five" del Cuarteto de Dave Brubeck (pianista); el standard es de la autoría de Paul Desmond (saxofonista alto). El resto de la conformación es: Gene Wright en el contrabajo y Joe Morello en la batería. La pieza toma su nombre del compás en el cual está escrita, 5/4.

Y si quiere descargarla, haga clic.

Ah, sí. El título de esta entrada está basado en el del filme Ferris Bueller's Day Off. Las reminiscencias del pasado...

3 comentarios:

claraq dijo...

Espero con ansias su reseña de Matar a un ruiseñor. =)

Melina dijo...

Muchacho:
Está muy bien eso de parar un poco y dedicarse tiempo para elegir los placeres personales.
Especialmente cuando se puede volver sobre uno mismo y reencontrarse con cosas perdidas.
Un abrazo!

lusifergua dijo...

Como ya te dije, no me gusta La peste... Y tu sugerencia musical hace parecer tu entrada a un pequeño rayuela...