martes, 4 de noviembre de 2008

Paréntesis: Rorschach


Me gustan los paréntesis porque, contrario a lo que sucede con los capítulos, no tengo que enumerarlos, cada uno es distinto, y si fueran iguales o tuvieran alguna similitud, pues da lo mismo. Los paréntesis, ya lo saben quienes me conocen (que ambiguo suena este verbo para la connotación que quiero darle), son mi refugio del tiempo y el espacio de Petoulqui. En esto último se parecen a los capítulos cero (que nunca serán "ceros", el plural sería la muerte de este número), pues en los cero no hay tiempo ni espacio petoulquianos ni del tipo que se nos pudiera ocurrir (si se me perdona por mis búsquedas de complicidad con las personas lectoras).

Cuando era niño, aparte de que soñaba con ser un gran investigador, inventor, hombre de ciencias diversas y escritor (claro es), me gustaba jugar a los detectives. No sé si muchos de mis contemporáneos jugaban a ser investigadores privados, pero para mí era una verdadera delicia.

Tenía 7 u 8 años y mi padre nos trajo unos comics ("chistes" les llamábamos) de Dick Tracy (todavía lo tengo), Charlie Chan (no sé imaginan cuánto lamento esta pérdida), El Pájaro Loco y ya no recuerdo de qué más, pero lo que sí tengo presente es que todos los leí. No recuerdo cuál era el tema del de Charlie Chan (con sólo pensar en el viejo cómic puedo percibir el olor a guardado), mas puedo visualizar la primera hoja, con el cuadro abarcándola completamente: era una imagen del detective chino caminando en una calle tenuemente iluminada... (a lo mejor me equivoco).

Curioso que aún cuando me gustaban tanto los detectives nunca he leído siquiera una de las historias de Sherlock Holmes. A decir verdad, sí he leído El Crimen de la Rue Morgue y La Carta Robada. Y últimamente leí algo policíaco pero no puedo recordar qué fue. Ya me vendrá a la mente cuál fue la novela policíaca... ah sí, ¡se trata de El Fantasma de la ópera de Gaston Leroux!

El año pasado, mi amigo Luis, también conocido como Chomps: El flammer, me hizo un buen regalo, un programa para leer archivos cbr (comics en formato electrónico) y desde entonces le he dado buen uso. He leído muchos de los cómics que siempre anhelé en mi niñez y adolescencia. Ahora estoy bastante entusiasmado con las historias de Frank Miller y Alan Moore, y es por eso que el título de este paréntesis es Rorschach. He encontrado otro personaje en quien fijar mi atención y tomarlo como "role model".

En Mis Libros Favoritos Y Otros Más dejé registro de la fuerte impresión que causó en mí el personaje de La Isla del Tesoro, Long John Silver. Tanto la novelita de piratas de Robert Louis Stevenson como su personaje se encuentran entre mis favoritos. La ambigüedad de Silver me parece soberbia, si bien en el mundo real lo odiaría, pero el papel aguanta con todo.

Y Rorschach, el oscuro detective-vigilante-antihéroe de Watchmen de Alan Moore, me ha dejado sorprendido. Ya trataré acerca de esta novela gráfica en Mis Libros Favoritos..., por el momento sólo quiero parafrasear aquí una advertencia de este detective, quien ahora está en mi repisa mental de fenómenos junto a Silver, cuando se dirigía a un montón de maleantes que lo amenazaban: "Vds. están equivocados... yo no estoy encerrado aquí con Vds., son Vds. quienes están encerrados aquí conmigo...".

El punto climático de Watchmen sucede el 2 de noviembre de 1985. Terminé de leer la novela gráfica, en formato cbr, el 2 de noviembre del presente año. ¿Coincidencia? No realmente. En el Capitán Pateabolas, un blog cuyo link encontré en los dominios del Ciudadano Cero, el post del 26 de octubre hacía referencia a una pieza llamada "The End Is The Beginning Is The End" de The Smashing Pumpkins, la cual es parte de la banda sonora de la nueva cinta de Watchmen que se estrenará en junio del año siguiente (y la cual, por cierto, no cuenta con la aprobación de Alan Moore, quien indica que sus comics están hechos para ser leídos no para ser vistos en el cinema... tiene bastantes argumentos, denle clic si desean leerlos), y esto me motivó la semana pasada a terminar de leer los archivos cbr de Watchmen que había descargado hacía meses. Al principio, la narración se me hizo pesada, pero según fui avanzando no pude parar, y reitero el hecho de que además de Rorschach, la mayoría de personajes y situaciones son muy interesantes. Si alguien desea descargar Watchmen: clic aquí, lo llevará al sitio indicado (cortesía del Capitán Pateabolas). Estoy de acuerdo con Moore, su obra debe de ser leída, incluso sugiero firmemente no leer reseñas ni resúmenes previo a la lectura de esta novela gráfica, me parece que es mejor apreciarla detenidamente y, luego, sacar conclusiones propias al respecto.

Recuerdo que mi maestra de literatura de la secundaria decía que los comics eran para niños... Ja-ja...







1 comentario:

CIUDADANO CERO dijo...

Orales vos Peto, me largo a descansar vos, las últimas parrandas, el estrés del brete, los cumplimientos con los blogs y todo este rollo me jodió la salud, pero voy a pelarmela, a bajar libros gratis, a oír musión de gorra y a leer comics a granel , sin tener que cumplir a nada ni nadie, saludos vos, por el momento estoy completamente OUT. Saludos vos y esta chilera la entrada, buen blog va vos.