jueves, 17 de abril de 2008

capítulo cero: de cómo apareció el tal petoulqui

En el primer capítulo, avisado(a)s lectores, expliqué que Petoulqui nació en mi mente, pero según veo, hay todavía algunas personas inquietas por averiguar cómo fue que surgió este ente.

Se preguntarán, me imagino, si ha salido de la nada. Y yo les responderé, de la nada nada ha salido. Todo ha salido de algo, algo ha salido de todo, y de todo nos proponemos tratar en este blog.

Voy, entonces, a describir cómo fue que vino a la existencia este tal Petoulqui el cáustico.


Estaba un día escribiendo en el computador y repentinamente, con significado y todo, se presentó ante mí el nombre del que nos ocupa. Apareció en una "verificación de la palabra", letra por letra.

Lo supe inmediatamente, sin ninguna duda, que no era cualquier palabra sino la palabra indicada, un sustantivo propio, el nombre de alguien a quien yo conocía hacía mucho tiempo sin saberlo y viceversa.

Así fue cómo llegó.

El tal Petoulqui es, por tanto, un ente virtual, tiene carácter cibernético. Pero, para nuestros usos, es tan "real" como su servidor (aún cuando esto garantice nada realmente, porque realmente, ¿qué es real y qué no lo es? nada... supongo).

Ahora he establecido el dónde y el cómo. El porqué lo podemos dejar para después...

3 comentarios:

lusifergua dijo...

Vemos todos que es un génesis un poco más prosaico que el de Lusifergua;)

Oswaldo J. Hernández dijo...

Capitulo Cero: la condicón Petoulquiana...

Petoulqui dijo...

Ok, Oswaldo...