domingo, 1 de julio de 2012

capítulo sexagésimoseptimo: llamada onírica

Anoche soñé que estaba durmiendo en mi cama a la medianoche. El ringtone del teléfono me despertó. Estaba confundido, tenía la impresión de que no era necesario que me despertara temprano al día siguiente (domingo). Abrí los ojos y me encontré con la penumbra, vi el teléfono, lo alcancé y al contestar, eras vos quien llamaba.

Por eso me di cuenta de que tenía que estar soñando, porque esto no podía ser. Tan sólo un poco antes (o mucho en tiempo onírico; pero no, poco antes porque fue cuando todavía estaba despierto) estaba pensando en lo fugaz de la vida, que todo se acaba y bla, bla, bla... y ahí estabas vos, en mi sueño, hablándome, y discutíamos sobre el hoy, el mañana, el presente y el futuro, y sobre esto último yo insistía en su vaguedad, que no es nada, que nunca hay que sacrificar lo presente por lo posterior.

Y ahora que lo pienso, esto debió de ser un sueño porque un día, cuando todavía estabas acá le llamaste "Morfeo" a Orfeo (el gato de felpa, ¿o será peluche?), y aun cuando nunca he leído nada sobre Morfeo, por Matrix sé que algo tiene que ver con los sueños.

Pero, qué te diré, aún hoy no sé si fue un sueño o no. ¿Qué sabremos?

No hay comentarios: