martes, 19 de junio de 2012

Versificación XII: Lugar común

No me di cuenta de que mi decisión de no verte más incluía tantos lugares comunes
(primero, cual Julio César, atravesé el Rubicón pensando, "La suerte está echada";
después, como Hernán Cortés, quemé las naves para enfatizar lo irrevocable de mi determinación;
finalmente, de la misma forma que Christine Daaé, atravesé el punto sin retorno...
Pero retorné.
Sólo (sic) que vos ya no estabas).

Creo que mi decisión de contactarte nuevamente también está plagada (lugar común, diría el Bolo Flores) de lugares comunes: parece una de las canciones de Maná; no porque éstas estén llenas de lugares comunes sino porque parece la letra de Rayando el Sol ¿?
(Te llamé a tu celular, pero no contestás;
no puedo llamarte a tu casa;
y creo que ya agoté la esperanza de encontrarte un día, "casualmente", frecuentando las calles en las que recuerdo que caminás).

Y esa llamada que perdí aquella noche, ¿no fue acaso un pastiche fusilado del argumento de una novela de Paul Auster?

No hay comentarios: