lunes, 17 de octubre de 2011

capítulo cero: el sueño que no pude recordar...

Desperté con la sensación de haber soñado con vos, pero sin poder recordar de qué se había tratado el sueño. Este olvido contrario a mi voluntad me provocó el deseo de regresar el tiempo como se hace cuando uno ve una película; mas no puedo.

Siento que te tengo y no te tengo, que estoy y no estoy con vos. Es raro. Sin embargo, a lo mejor la enseñanza de esto del sueño es que debo alegrarme del hecho de que existás, más allá de que pueda o no disfrutar de tu compañía; alegrarme de lo que ha pasado entre nosotros, en vez de entristecerme por lo que no ha pasado, no pasa y podría no pasar... digo, como un sueño que uno cree haber tenido pero que no puede recordar al despertar.

Al menos, o a lo más, me queda esta felicidad de, por un instante, aún cuando breve, haber estado con vos, al sentir que te soñé, al haber despertado pensando en vos.

No hay comentarios: